Durante las relaciones sexuales, ya sea en compañía o a solas, la lubricación es fundamental para que las sensaciones resulten placenteras.

Normalmente el cuerpo de la mujer se encarga de producir esta lubricación en momentos de excitación. Sin embargo no todas las mujeres somos iguales, ni lubricamos siempre con la misma intensidad. A veces nos hace falta una pequeña ayudita.

¡Para eso tenemos los lubricantes íntimos!

Aún son muchas las que piensas que los lubricantes son para mujeres que tienen falta de apetito sexual. La realidad es muy diferente. La gran mayoría de veces los usamos para intensificar el orgasmo, facilitar la penetración o disfrutar de las sensaciones que provocan sobre nuestro cuerpo. Además, son altamente recomendables para la penetración con dildos y vibradores. ¿Falta de apetito? Más bien todo lo contrario.

¿Qué tipos de lubricantes íntimos existen?

Las opciones son variadas y hay que saber elegir. Es importante conocerlos o, al menos, tener unas nociones básicas para escoger aquellos que más se adaptan a nuestras necesidades.

Lubricantes íntimos con base al agua: Son los que más se asemejan a la lubricación natural y ofrecen una sensación similar a la de los fluidos vaginales. Son más seguros para usar con todo tipo de juegos y métodos anticonceptivos, ya que no dañan los preservativos echos de latex y pueden retirarse con más facilidad.

A la hora de comprar un lubricantes con base de agua hay que prestar especial atención características. Las opciones son muy variadas. Los podemos encontrar con diferentes grados de viscosidad,  diversos sabores o ingredientes naturales que provocan determinadas sensaciones.

Pros:

  • Similares a la lubricación natural.
  • No dañan los anticonceptivos a base de látex ni los juguetes de silicona.
  • No manchan.
  • Su Ph es muy similar al de la piel.

Contras:

  • No se pueden usar bajo el agua.
  • Se acaban secando.

Lubricante Aloe vera Nuei

Lubricantes íntimos con base de aceite: Ofrecen una lubricación más intensa que los lubricantes al agua, están hechos a base de aceites vegetales y son idóneos para los juegos anales y prácticas que requieren un aporte extra de lubricación.

Pros:

  • Lubricación intensa
  • No se secan.

Contras:

  • Manchan al contacto con ropa y sábanas.
  • Dañan los productos de latex y algunos juguetes.

Lubricantes íntimos con base de silicona: Son lubricantes muy deslizantes y de alta duración. No se evaporan ni se absorben por la piel y entre sus muchas opciones siempre encontramos productos de gran viscosidad.

Pros

  • Máxima lubricación.
  • No se secan ni se evaporan.
  • Perfectos para usar bajo el agua.

Contras:

  • No se pueden usar con juguetes de silicona.
  • Manchan los tejidos.
  • Pueden provocar cambios en el Ph de la vagina.

Lubricante silicona sabores Voulez Vous

Otros tipos de lubricantes íntimos.

Lubricantes anales: Lubricantes de uso específico para la lubricación anal. Ya sean a base de agua o aceite, por lo general son versiones más deslizantes y duraderas. Además, muchos suelen estar compuestos por ingredientes relajantes para que la penetración resulte más cómoda.

Lubricantes comestibles: Son productos divertidos y originales, pensados para el uso en pareja. No solo enmascaran el olor vaginal si no que aportan nuevos y refrescantes olores y sabores. Hay que tener cuidado con ellos ya que algunos pueden modificar el Ph de la vagina y provocar infecciones.

Lubricantes estimulantes: La lubricación de estos productos puede venir acompañada de toda clase de nuevas sensaciones. Desde los tan conocidos lubricantes con efecto frio y calor, a los productos hechos con ingredientes afrodisíacos. Hay muchísimas opciones en el mercado.

Lubricantes caseros: Son una opción de moda debido a las tendencias DIY y al auge de los remedios naturales, pero hay que recordar que son productos que no han sido dermatológicamente testados A pesar de ser naturales pueden provocar alergias y modificar el Ph de la piel, dando lugar a irritaciones e infecciones.