Porno en relaciones de la pareja… ¿Compatible?

¿Cómo es posible? ¿No es cosa de la soltería? ¿No es algo del pasado una vez tienes pareja?

Calma, calma, vayamos por partes. Estamos aquí para intentar despejar un poco la niebla que hay sobre algunos mitos, tabúes y creencias sobre el porno que existen en el colectivo de la sociedad.

Flamma quiere ayudar un poco a la hora de orientar el uso del porno en vuestra pareja, así que vamos a esforzarnos en tratar unos temas que os parecerán bastante interesantes, como es el caso de la pornografía mediante el uso de realidad virtual, y de un nuevo género de porno que está tomando fuerza, el porno feminista.

¡Seguid atentos a nuestras noticias para que no os perdáis ninguna!

Admitámoslo, en algún momento de nuestra vida, tanto hombres como mujeres le echan un vistazo, no hay que avergonzarse de ello, y es importante que no tengáis este tipo de tabúes con vuestra pareja.

Lo importante no es que sea un hábito, si no que sea una experiencia para que la chispa de la pasión vuelva a avivarse en esas parejas que quizá sufren de una inapetencia sexual, que sienten que quizá la monotonía de cómo hacerlo lo haya vuelto aburrido, o simplemente no ven cuando sería el mejor momento de ponerse a el tema.

Hay que plantearlo como una actividad bastante interactiva entre los dos, para poder intimar más aún en los gustos que cada uno tiene, en la que las fantasías de cada uno pueden ser comentadas mientras veis la película, o aparecerán cosas que nunca os habríais planteado y os llamen la atención. Es fundamental que todo pase por el mutuo acuerdo, el cuándo y cómo verlas, y no tener miedo a comentar si aparece algún tema que pueda hacer sentir incómodo a cada espectador de la película.

 

Quizá una noche, tranquilamente en cama, puedes sacar sutilmente el tema de ver una película con tu pareja, y siempre y cuando acceda por decisión propia, poder comentar qué es lo que a cada uno le gustaría ver y elegir la mejor película que se adapte a vuestros deseos.

Cuando llegue el momento, algo que también hay que tener en cuenta son las ventajas que puede propiciar, como el descubrir qué es lo que más enciende a tu pareja (fíjate en su lenguaje corporal, en cambios de ritmo de su respiración, quizá movimientos nerviosos, etc) y podrás apuntártelo para sorprenderla en tus futuras relaciones.

También conocerás sus gustos y fantasías (nuevas poses, quizá realizarlo en algún momento en concreto del día, utilizar algún juguete…), pero siempre hay que tener en cuenta donde están los límites de cada uno.

En palabras del sexólogo Victor Vásquez, la pornografía vista con tu pareja puede tener impactos positivos como ya hemos mencionado anteriormente, aunque hay que tener en cuenta que puede tener puntos negativos como que, las escenas representadas son más ficción que realidad, acomplejarse por la comparación de la figura de los actores, que no seguir el estándar de la figura masculina y femenina, o sobre el tiempo que dura el acto sexual.

 

Dicho esto, recomendamos que le eches un vistazo a las producciones de porno feminista, las cuales se acercan a la auténtica realidad del sexo.

Pero de esto, hablaremos en nuestra siguiente publicación. ¡Que arda la llama!