Porno feminista: la revolución de la pornografía

Así es, no es un error ni habéis leído mal; el porno feminista es un género dentro de la producción de la cinematografía pornográfica. Muchos no sabréis de qué va, por lo que aquí en Flamma, hemos pensado que es un buen momento para inculcaros sobre este espléndido tipo de pornografía.

El porno “tradicional” siempre ha sido una industria controlada por el género masculino, para un público masculino; por lo que realmente nunca ha sido una producción de calidad, o elaborada para algo más que simplemente ayudar a el espectador a alcanzar un orgasmo. El papel de la mujer en este porno siempre ha sido básico, carente de significado, y de mero “objeto sexual”.

Mucha gente acaba creyendo que así es como son las relaciones sexuales, y acaba con la idea atrofiada de que el sexo consiste en una penetración rápida y dura, que así es como se obtiene el placer;

Se ha dejado de lado toda la seducción, el cortejo…

No hay cabida para unos preliminares en los que ambas partes disfruten y se pongan a punto para poder disfrutar del momento.

Crea unas expectativas irreales: cuerpos del olimpo, resistencia casi infinita, y posiciones estrambóticas.

Porno feminista, película The Good Girll, de Erika Lust
Fotograma de “The Good Girl”, de Erika Lust. (Enlace en la imagen)

Un nuevo estilo de pornografía

Que el nombre no engañe: no es que las mujeres sean las protagonistas totales, ni que sea porno lésbico; si no que se ha concebido con la idea de que el erotismo, las relaciones reales de amor y la excitación sean el tema principal. Reafirmándose así en contra de la industria del porno tradicional, en la que parece que todo se centra en una ópera de sudor, gritos, gemidos y despliegue de movimientos frenéticos.

Se representa un sexo bueno, sano y romántico. Entre gente que está a gusto con su cuerpo, su pareja y tienen una relación sexual buena y feliz. Es un porno en el que la naturalidad es lo que se premia. La gran mayoría de acciones que realizan los actores son interpretación propia, y por lo tanto crea situaciones mucho más cercanas a la realidad.

Erika Lust grabando
By Fabrizia – Own work, CC BY-SA 3.0

Erika Lust, pionera en la cinematografía feminista.

Una de las grandes artistas de este género es Erika Lust. Con una producción de cortometrajes y largometrajes que sigue creciendo eventualmente; entre los que podemos encontrar su obra más aclamada que le otorgó el premio a la mejor película pornográfica feminista en el 2012 (Feminist Porn Award).

Lust, concibe sus películas como una alternativa en la que realmente se pueda disfrutar de la sexualidad. Recordando que se puede hacer una buena película que incluya sexo directo, y no sea ridículamente exagerado.

Así que, si alguna de esas noches que no sabéis qué hacer… Puede que sea un buen momento para echar un vistazo junto a tu pareja a alguna de las creaciones de Erika.